Arquitectura sostenible ¿la lucha por una arquitectura más sana?


Arquitectura ecológica 
        Actualmente hay un cierto afán por parte de algunos arquitectos de intentar hacer una arquitectura lo más ecológica posible. Frente al dilema “para construir hay que destruir” los arquitectos gracias a la ciencia y a las nuevas tecnologías, ven cada vez más posible de hacer una arquitectura lo más saludable posible para la naturaleza. Una arquitectura que sea confortable para el hombre y a la vez sea ecológica. Esta iniciativa cuando surgió tuvo grandes problemas puesto que no fue apoyada por muchos arquitectos, ya que opinaban que era imposible hacer que de la arquitectura algo ecológico, ya que la arquitectura desde la época primitiva había nacido como recurso de supervivencia para el hombre a cambio de destruir la naturaleza, sin destrucción es imposible construir. Pero gracias a la ciencia y a la tecnología, dichos arquitectos se han dado cuenta de que a pesar que la arquitectura dañe la naturaleza puede cooperar a que los daños al medio ambiente sean menores. Los ecologistas, éticos, científicos… con la ayuda de artefactos tecnológicos le han hecho ver a los arquitectos contemporáneos que es posible construir de una manera más ecológica, la problemática está en que si es más económica. Muchos arquitectos contemporáneos no apoyan la arquitectura ecológica porque piensan y creen que el aplicar estos artefactos sale mucho más caro que los gastos que van a llevar a lo largo de los cincuenta años que va a durar el edificio. A estos arquitectos les diría que el dilema no está en qué es más caro o más barato, sino más bien esta en qué podemos hacer para que la contaminación al medio ambiente no siga creciendo, cómo puede ayudar la arquitectura en este campo. y la ciencia le está dando muchas soluciones, soluciones que son eficaces a largo y a corto plazo, soluciones que deben aprovecharse y ponerse en marcha lo antes posible para que la arquitectura se empiece a concienciar del grave problema que es la contaminación al medio ambiente, la importancia universal que tiene dicho problema, un problema que la arquitectura desde su campo tiene mucho que resolver.
                  
      Como ejemplo extraordinario tenemos el gran rascacielos que se construyó no hace mucho en medio de Manhattan, por lo que es visto es el edificio más grande y ecológico del mundo. Consiste en depurar el agua de la lluvia desde las azoteas, y utilizarla para las cisternas, jardines, etc. Es un proyecto muy eficaz si tenemos en cuenta que Manhattan es una de las ciudades donde más llueve. Es satisfactorio no solo para una ecologista como yo, sino para toda la sociedad, que se lleven a cabo dichos proyectos, y no sean mero papel mojado, sino proyectos reales que con la ayuda de la tecnología y la ciencia se hagan y cumplan, como podemos observar. Una vez más la ciencia junto a la tecnología ha cumplido la gran función de prevenir y ayudar a las generaciones futuras que afortunadamente cada vez si están teniendo más en cuenta.
                  
          En conclusión, decir que la arquitectura ecológica es un claro ejemplo de que todos y todo podemos ayudar a la mejora de un medio ambiente mejor, puesto que desde siempre se ha considerado a la arquitectura como una de las cosas que más afecta al medio ambiente. Pues bien, aquí está la prueba de que no.    

Un cordial saludo, Leticia.

Comentarios

  1. Calidad, capitalismo, sostenibilidad, estética... son conceptos que unidos pueden generar cuestiones como las que habéis planteado y otras más... cuando lees un poco de historia de la arquitectura te das cuenta que realmente en cada momento histórico los arquitectos que han generado "ARQUITECTURA EN MAYÚSCULAS" han aplicado la técnica junto a los recursos materiales del momento y su conocimiento para crear y construir una arquitectura eficaz y acorde para adaptarse a la sociedad en la que surgía intentado dar respuesta a los problemas que en ella se generaban, de ahí que el arquitecto, el buen arquitecto sea considerado además de creador de arquitectura y a la vez de arte, filósofo, puesto que sus problemas iban más allá de la pura técnica o la mera función de construir, el arquitecto pasaba a ser junto a su arquitectura un filósofo porque creaba un conocimiento nuevo relevante, donde a través de los edificios uno ya puede conocer las necesidades y preocupaciones sociales del momento e incluso a los individuos que lo habitaban. Por ello, hoy en día en una sociedad donde la sostenibilidad se ha convertido en una preocupación social con mucho mas énfasis que en otras épocas, la arquitectura como siempre no iba a ser menos en aportar su granito de arena donde el arquitecto de hoy también ha querido dar respuesta a dicho problema creando lo que ya se hace conocer como "arquitectura sostenible", una arquitectura apoyada por el Estado de Derecho, ingenieros y algunos que otros ciudadanos. Si esta arquitectura es estética o no, digamos que uno de los objetivos del arquitecto totalmente económico es intentar construir edificios que a la sociedad gusten, tal como el empresario produce un producto para poder conseguir que sea comprado, por ello es posible que encontremos edificios que dicen ser sostenibles y que también despierten en nosotros una cierta admiración estéticamente hablando, como en todos los casos algunos terminan consiguiéndolo y otros no, tal como sucede en cualquier tipo de mercado.

    ResponderEliminar
  2. Pero la cuestión más bien, creo que es si realmente estamos ante una preocupación social y también arquitectónica, o simplemente es una utopía que algunos arquitectos de hoy en día han aprovechado por falta de conocimiento intentando vender a la sociedad un producto ineficaz e inútil disfrazo de artefactos tecnológicos intentando convencer que estamos ante una nueva etapa arquitectónica llamada sostenible, porque ciertamente todavía queda mucho por descubrir tecnológicamente y científicamente hablando para que un edificio pueda ser totalmente autosuficiente. Tras mi pequeña experiencia me he dado cuenta que realmente los arquitectos que hacen una arquitectura limpia, son aquellos que usan recursos y materiales totalmente adaptables a la situación climática del lugar, con grandes preocupaciones como la luz, el espacio vegetal, la transparencia, la vida o duración del edificio... y a la vez crean edificios totalmente habitables y eficaces, y curiosamente no dicen llamar a su arquitectura sostenible, porque sin más no lo necesitan, siendo éstos actualmente los verdaderos filósofos de ahora tal como lo fueron aquellos que a lo largo de la historia han creado arquitectura en mayúsculas, que como aquellos la sostenibilidad también sigue siendo un problema, pero un problema más sin más no "el problema" que intenta crear una nueva corriente arquitectónica, ya que ese problema que algunos arquitectos pintan como novedad, realmente siempre ha existido en la mente y preocupaciones del verdadero arquitecto. La diferencia, es que hoy en día tal como digo en el blog los edificios intentan adaptarse a las necesidades sociales gracias a las nuevas tecnologías para intentar ser un poco más sanos, pero si reflexionamos eso siempre ha sido así, siempre el arquitecto ha hecho uso de las técnicas de su tiempo para construir, simplemente que ahora cuenta con nuevos artefactos tecnológicos que ayudan a que un edificio sea más saludable, hecho que hemos de aplaudir en el sentido positivo de que arquitecto aproveche dichos recursos que la ciencia ha ido descubriendo y le ha dado, pero con el matiz de señalar que ello no le da motivos a hablar sin más de una nueva corriente arquitectónica, porque ciertamente la verdadera arquitectura siempre ha luchado por ser sostenible. Pero hoy día digamos que puede conseguir dicho objetivo gracias a la tecnología y a la ciencia, y eso es lo que debemos valorar, sobre todo de que la preocupación por el medio ambiente siga siendo un problema de la arquitectura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica