Blanqueo de capitales ¿delito disfrazado?

Los jugadores de cartas de Paul Cèzanne

    La expresión “blanqueo de capitales” procede de lo que hacían las organizaciones criminales de Estados Unidos en el tráfico de drogas, donde el dinero que procedía de la droga lo invertían en lavanderías automáticas que generaban mucho dinero en efectivo. De tal forma que introducían en dichas lavanderías el dinero que procedía de la droga, para hacer de ahí del dinero negro un dinero blanco, lícito y por tanto legal.

      Hasta el año 1982 no aparece por primera vez la expresión “blanqueo de capitales” en el ámbito jurídico a través de una sentencia de Estados Unidos.

     Se diseña una estrategia de política criminal dirigida a hacer frente al delito de tráfico de drogas. Se trata de evitar que quienes cometen hechos delictivos se enriquezcan con ellos a través de dos mecanismos:
  •    El comiso de los bienes.
  •    La sanción penal del blanqueo de capitales.

        Esta doble estrategia es la que se refleja por primera vez a nivel internacional en el año 1988 con el Convenio Internacional en materia de tráfico de drogas que castiga dichos delitos, y también prevé el comiso. Lo característico es que define por primera vez desde el punto de vista jurídico qué es el blanqueo de capitales, de hecho dicha definición es la que ha aparecido en los Convenios posteriores y la que aparece actualmente en nuestro Código Penal actual.

Se castigan dos conductas:

a) Conductas que recaen sobre bienes procedentes del tráfico de drogas.


b) Conductas que suponen un mero contacto con bienes procedentes de la droga: posesión o utilización de bienes a sabiendas de su origen delictivo.

       Este ámbito estaba concretamente regulando el tráfico de drogas. A través del Convenio de Viena se crea una norma de aislamiento porque lo que se pretende es aislar a quien ha cometido este delito castigando a todos aquellos que han cooperado y apoyado la conducta delictiva llevada cabo por un determinado sujeto.

       A lo largo del tiempo se ha observado que el tráfico de drogas no es el único ámbito con fines lucrativos, es decir, no es el único delito que tiene fin lucrativo. Por ello, en el año 2000 se aprueba otra Convención Internacional que obliga a los Estados castigar delitos que procedan de organizaciones que blanqueen capitales.

      En el año 2003, con la Convención de Mérida los Estados quedan obligados a castigar esas conductas de corrupción y también las conductas destinadas al blanqueo de capital.

        Actualmente, el blanqueo de capitales es la sanción al blanqueo de CUALQUIERA de los bienes que proceden de CUALQUIER delito con fin lucrativo.

      En definitiva, es el año 2003 donde se procede a un cambio importante porque la reforma que se llevó a cabo dicho año introduce el delito del blanqueo de los bienes que proceden de CUALQUIER conducta delictiva.

    También se castiga el autoblanqueo, es decir, aquella persona que ha cometido un delito y después blanquea el dinero que ha obtenido a raíz del delito cometido. Esto genera, problemas como por ejemplo ¿el que roba, también se le va a penalizar por blanqueo?

     También se habla de delito fiscal, de hecho se discute si este delito puede ser delito previo al blanqueo de capitales ¿son delitos diferentes? ¿Se deben tratar por separado del delito fiscal y el blanqueo de capitales? Según algunos autores el delito fiscal no genera bienes. Pero según la doctrina, si un señor ya tiene ese dinero en su patrimonio procedente de una actividad lícita, si no se tributa con él no es blanqueamiento de capitales porque ha procedido de una actividad totalmente licita y legal, yo no estoy de acuerdo con esta postura.


Perfil de quienes llegan a la cárcel:


     En muchos casos hay una atenuante de las penas rebajándola en uno o dos grados, y cuya consecuencia es que finalmente se termina sustituyendo la pena en prisión por multa, ya que de tres años se rebaja a tres meses, y por tanto el sujeto delictivo no entra en prisión en caso de que se trate de un interno sin antecedentes penales. Se puede suspender esa pena porque si la víctima es una persona individual o una persona jurídica, lo que desea es recuperar la cantidad de dinero que ha perdido.

         Un gran número de sujetos delictivos corruptos no entran en prisión. Los que sí entran ¿Qué sucede con ellos? A los sujetos que han sido imputados posteriormente a la reforma de la LO 5/2010, poco más del 3% está cumpliendo una pena de prisión por delito económico.

El perfil de estos sujetos corruptos es el siguiente:
  • Varón, entre 38 y 55 años.
  • Suelen ser personas que ingresan por primera vez en prisión.
  • No vuelven a cometer delitos, de hecho cuanto más poder tienen más posibilidades tienen para volver a  cometer un delito de este tipo.
  • La mayoría de los sujetos tienen carrera universitaria, una capacidad intelectual superior a la media.
  • Socialmente están socializados, de hecho cuentan con un gran apoyo familiar y social tanto por parte de la familia biológica como la política.
  • Se sienten estigmatizados. Solo un entorno muy pequeño de su familia sabe que está en prisión, el resto de su entorno social piensa que está de vacaciones en un hotel.
  • Tienen una gran estabilidad emocional.
  • Grandes capacidades de adaptación, también de tienen una gran capacidad para afrontar los nuevo problemas.
  • Cuentan con una oferta laboral amplia, y eso les permite acceder a un régimen más abierto que el resto de los reos.
  • No suelen reconocer el perjuicio que han podido ocasionar, de tal forma, que no son autocríticos con el delito que han cometido. La mayoría piensan que no han hecho nada ilícito.

       Tras este perfil, nos cabe preguntarnos ¿Cómo esta clase de persona está en prisión? ¿Las leyes son iguales para ellos que para el resto de los presos? La finalidad es la retribución, es decir, “quien la hace la paga”, también hay una finalidad resocializadora, es cierto que quienes ingresan en prisión la mayoría no vuelven a cometer delitos, ya que tiene que devolver el dinero y eso les causa un daño, y también como ese tiempo en prisión ha ejercido un efecto intimidatorio, no vuelven a cometer delitos. Podemos entonces decir que los dos tipos de prevención que tienen las penal, estos tipos de delitos se cumplen:



  •    Prevención específica: el sujeto delictivo que se encuentra en prisión no quiere volver a estar ahí. Es una experiencia dolorosa que tratan de olvidar cuando salen a la calle, es un episodio de su vida del que no quieren volver a hablar.

  •     Prevención general: cuanta más transcendía social tenga la pena del que ha cometido un delito económico, mayor abstención tendrá la sociedad por cometer ese delito.

      Lo normal es que los penados vivan en prisión, lo anormal jurídicamente hablando es que estén en tercer grado (es decir que puedan salir a trabajar, también el fin de semana, etc.). Frecuentemente nos vamos a encontrar también que se puedan encontrar en libertad provisional, hemos de recordar que estamos ante delincuentes que lo que no se ha podido es recuperar el dinero que se han llevado ilegalmente.

     Un dato muy curioso, es que cuanta más capacidad intelectual más dinero poseen y consiguen llevarse, y esto paradójicamente hace que salgan antes de la cárcel, ya que pagan una multa mensual a hacienda, pagando así la responsabilidad que un día fraudaron a Hacienda Pública. En definitiva, quien paga sale de prisión, quien no paga no sale, ya que pagando es como asume su responsabilidad civil.


        Por último, señalar que del 3% que ingresa en prisión en el País Vasco, actualmente hay dos personas en preventiva, siete en segundo grado y el resto en tercer grado, es decir, en la calle.

     En conclusión, con el blanqueo de capitales se va a castigar cualquier conducta delictiva que genere bienes y beneficios, en definitiva, se considera un delito de recogida.


Gracias por todas vuestras visitas en este año, os espero en el 2014.

Feliz año nuevo, un cordial saludo y un fuerte abrazo.

Leticia 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica