Curiosidades: Ciencia, Bibliotecas y Museos

Biblioteca de Alejandría

       Hoy estrenamos en el blog una nueva sección titulada Curiosidades, donde a través de ella voy a intentar hablar de cosas curiosas sobre Filosofía,  Derecho, Arte, Ciencia… algunas ya serán conocidas por muchos de vosotros y otras no tanto, sea lo que fuere espero que disfrutéis con ello. Inauguro esta nueva sección con la curiosa relación que hubo entre la ciencia, los museos y las bibliotecas en su origen.

       La Biblioteca y el Museo de Alejandría alcanzaron su máximo esplendor durante el reinado de Filadelfo entre el año 285 – 246 a.C, en Egipto. El Museo ofrecía todo tipo de artefeactos para las investigaciones en medicina, biología o astronomía, de hecho durante ese época se invitó a estudiosos a llevar a cabo observaciones y deducciones en Matemáticas, Medicina, Astronomía, y Geometría. Naciendo así nuevas disciplinas como la Filología, la Trigonometría, la Gramática y la Preservación de Manuscritos. Estructuralmente el Museo estaba rodeado por la corte, los jardines y un parque zoológico que contenía animales exóticos provenientes de las regiones más remotas del imperio de Alejandro, lo más llamativo del edificio era el Gran Salón que había en su centro, un salón abovedado destinado para la celebración de grandes cenas y festejos.    

         El museo también tenía un observatorio en su terraza superior y estaba rodeado por aulas. Allí se alojaron permanentemente entre 30 y 50 estudiosos, mantenidos primero por la familia real y después con dinero público, como podemos observar los investigadores siempre han sido muy valorados, y el hecho de que necesiten dinero público para poder llevar a cabo su labor investigadora no es una novedad de nuestros tiempos, cosa que deberíamos hacerle ver a los políticos que recortan en investigación, y recordarles que un gobierno que no invierte en investigación al fin y al cabo, tanto a corto como a largo plazo lleva a su país al fracaso intelectual, científico e incluso económico, desde siempre parte del dinero publico se ha destinado a la investigación científica y a la educación, pero bueno ese es otro tema que trataré en otra entrada.

        Con Ptolomeo II la Biblioteca de Alejandría contaba ya con 500.000 manuscritos (equivalen aproximadamente a unos 100.000 libros impresos de hoy) y llegó a tener 700.000 manuscritos. Se revisaban uno a uno los barcos que llegaban a la ciudad, y cuando se encontraba un libro, se llevaba a la Biblioteca donde era copiado y posteriormente la copia se devolvía al dueño.

        Una cosa muy curiosa es que Tolomeo III escribió una carta “A los soberanos de todo el mundo” pidiendo prestados sus libros. Cuando Atenas le prestó los textos de Eurípides, Esquilo y Sófocles, él con gran astucia y picardía los copió, después devolvió las copias y guardó los originales. Gracias a ello hoy día podemos conservar libros y textos tan valiosos que si no hubiera sido por la Biblioteca de Alejandría y la labor de Tolomeo hubieran desaparecido, pensad en la cantidad de conocimiento que hubiera perdido la humanidad si eso hubiese sucedido. Él supo valorar los libros y darle la gran importancia que se merecen, el mejor tesoro que tiene una persona es su saber, y ese saber sería imposible sin el conocimiento que transmiten los textos y que gracias a ello se transmite de generación en generación. Textos que por su importancia y contenido reciben la denominación de Textos Clásicos independientemente de cual sea su año de origen.

          Por ello os invito a leer libros, libros de verdad, con un gran valor intelectual y que os transmitan conocimiento. Actualmente estamos en una época donde todo vale, pero lo cierto es que cada vez se escriben menos cosas que tengan un gran valor, o simplemente merezcan la pena de ser leídas,  entre tanta paja debemos ser cautelosos y críticos a la hora de elegir una gran novela, un buen libro, un periódico o revista… y no perder nuestro tiempo leyendo por leer, sino leer por aprender, leyendo así un libro que nos aporte algo nuevo, ya sea conocimiento, imaginación, placer… si llegamos a conseguir alguna de estas cosas es porque el libro que tenemos entre las manos realmente merece la pena. 

       Por último, quisiera dedicar este post a los bibliotecarios y bibliotecas que hacen posible que todas las personas tengan acceso a la lectura y a la cultura, gracias a ellos la sociedad todavía sabe sentir lo que es estar en un lugar lleno de magia y de sabiduría. La labor del bibliotecario es fundamental porque gracias a él un libro sigue teniendo vida generación tras generación, de unas manos a otras, siendo su destino final y lugar de conservación la biblioteca.

Espero que hayáis disfrutado, un cordial saludo. Tened una feliz semana.

Leticia L.L.


Comentarios

  1. Te has lucido con este primer post de novedades. Bravo!!!

    ResponderEliminar
  2. Te lo dedico a ti y a toda la gente que dedica unos minutos de su tiempo a leer el blog, eso significa mucho para mí, como mínimo que "La cortesía del filósofo" os aporta algo sea lo que sea pero algo, gracias!

    ResponderEliminar
  3. Aporta mucho y todo positivo. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica