Los ciudadanos tenemos la solución

        

      En el Estado Ideal de Platón los gobernantes debían ser filósofos. Para el pensador griego el político perfecto e ideal era aquel que previamente había sido filósofo, porque según él solamente el filósofo era capaz de ejercer el poder de gobernar con sabiduría sin estar tentado a vicios procedentes del poder político como la ambición, codicia y avaricia mezclados del egoísmo innato que el político presume de tener. Por ello, hay una etapa de su vida que decide viajar a Roma varias veces, concretamente dos, al enterarse de que un emperador romano llamado Dionisio sentía admiración por la filosofía, no dudó en ir a visitarlo para inculcarle a éste el arte de amar la sabiduría, viendo en él la posibilidad de poner en práctica en la realidad su teoría del estado ideal. Tras varios intentos fallidos Platón arrojó la toalla en el momento que Dionisio lo vendió como esclavo con la suerte de ser comprado por un hombre adinerado que lo conocía y admiraba su filosofía.  Actualmente, en una sociedad como la nuestra, donde cada vez España tiene mejor formados a sus ciudadanos, formación que intrínsecamente les hace ser más críticos, pienso e imagino cómo sería nuestro país si nuestros políticos ejercieran su poder con sabiduría y moral. Tal vez ese sea el ingrediente ideal que los ciudadanos españoles añoramos de nuestros políticos, con más frecuencia y urgencia necesitamos que las personas que gobiernan nuestra nación sean creíbles y que realmente demuestren que se preocupan cada minuto de nosotros, al fin y al cabo ese es su trabajo, ya que el poder que una sociedad democrática le entrega es el de resolver problemas y responder a los mismos con la mayor negligencia, sabiduría y moral posible.

           Como filósofa algunos que me lean no se sorprenderán que haga tal crítica, e incluso otros muchos si pudieran me dirían “los filósofos siempre estáis con los mismos temas, achicando al político sea como fuere y haga lo que hiciere”. Razón no les quito, la política, junto a la estética, la moral, la lógica, la metafísica… es un campo más de la filosofía, por ello por mucho que pasen los años va a ser una inquietud que el filósofo de "pura cepa" va a tratar.  Nuestra función es, entre muchas otras, enseñar a la sociedad a ser crítica, y no dejarse engañar por las apariencias y promesas políticas que en la mayoría de los casos se las lleva el viento.  Por ello, siempre estamos expuestos a criticas y es tan sólo la  “minoría” – como diría el maestro Ortega – la  que esté dispuesta a  escucharnos, frente a la “masa” que se deja llevar por esas apariencias y mentiras de las que antes hablaba.  Con agrado y fortuna, cada vez la minoría está siendo poco a poco mayoría gracias a la formación y preparación de los españoles, gracias a sus inquietudes por superarse cada día, por su inversión en viajar y aprender otras culturas, formación que les hace ser muchos más críticos ejerciendo así una gran labor filosófica en la sociedad, convirtiéndose en los compañeros de los filósofos que tenemos la esperanza de ser escuchados. Y es que ya lo dice el refrán "la necesidad es la mejor maestra", y ahora los españoles necesitamos más que nunca ser críticos con la situación que estamos viviendo.

            A los que no les guste que seamos constantes críticos de la política y de los problemas sociales, les digo que no es nuestra culpa de que en toda la historia de la humanidad hayan sido pocos los políticos que han sabido ejercer con sabiduría su función, y más aún les invitaría a abandonar el barco de la ignorancia y subir al yate de la sabiduría a sentir la maravillosa inquietud de la crítica y la duda antes de tomar una decisión, porque así lo que decidamos lo haremos con la delicadeza y seguridad que estamos decidiendo lo correcto.

Me despido con una frase Platón:

     "El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen CIUDADANO."

Espero que os haya gustado mi pequeña reflexión de esta semana. Tened un feliz domingo y una semana estupenda. Un abrazo muy grande.

Leticia.



Comentarios

  1. Un post entrañable e inquieto, que es como está la sociedad de hoy día en general. Cada vez es más interesante lo que escribes. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Sin duda estamos viviendo un cambio social importante donde la inquietud es fundamental. Me alegro que te gustase. Un saludo y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica