Características del Empirismo

    
http://www.conocereisdeverdad.org/website/index.php?id=2421

        En el post anterior os hice una introducción sobre las diferencias entre el empirismo y el racionalismo a través del Experimento de Molyneux. Como muchos de mis lectores me han preguntado algunas dudas sobre el empirismo a raíz de la publicación de la semana pasada, hoy he decido profundizar un poco más sobre el tema tratando algunas de sus características más especificas y principales. En primer lugar,  hemos de saber que  hay dos figuras importantes en el empirismo inglés: Locke y Hume, ambos autores coinciden en algunos puntos y difieren en otros. También hemos de tener en cuenta a otros pensadores como Berkeley, Hobbes... pero hoy me voy a centrar concretamente en Locke y Hume por ser los dos pensadores que más aportan a través de sus obras a esta corriente filosófica. 

      Por un lado, es importante señalar que Locke es contemporáneo de Descartes, en su obra El ensayo sobre el entendimiento humano, en parte, está escrito en diálogo y cuestionamiento constante a Descartes, difiriendo con él sobre todo en el innatismo y en la concepción de "lo innato". Locke afirma que no hay nada innato, considerando el entendimiento humano como una tabla rasa, donde no hay nada innato en él antes de nacer, negando así el innatismo cartesiano. Esta negación del innatismo significa que todo el conocimiento se basa en datos de los sentidos y, por ello, está limitado a la experiencia sensorial. Para los empiristas, la experiencia es lo mismo que la experiencia sensorial. Todo conocimiento se basa en datos de la experiencia y el conocimiento, al ser la experiencia sólo experiencia sensible, sólo llega hasta donde llegue la experiencia sensible. Así, las verdades tienen su origen en las verdades sensibles. En concreto, la experiencia sensorial es origen y fundamento del conocimiento. Esto tiene como consecuencia que el entendimiento no es una fuente de conocimiento. La característica de la recepción de la experiencia aquí es literal, así, tener experiencia de recepción de algo es recibirlo de hecho, esto plantea sus problemas filosóficos.


          Por otro lado, cabe mencionar que entre Locke y Hume, hay diferencias importantes, para Locke, no hay ningún problema escéptico. Locke se atiene más y se afirma en el sentido común, la experiencia (y el papel de la experiencia en el comportamiento) se interpretan de manera diferente en ambos autores. Cuando Locke habla de experiencia, distingue entre experiencia interna, experiencias sensoriales que se refieren a uno mismo, y experiencia externa, sin embargo  este planteamiento no está expresado en Hume.


   Asimismo las funciones del entendimiento son diferentes en ambos autores. Para Locke, no hay razones para ser escéptico; por eso, mantiene que el entendimiento es una especie de “ojo mental” que puede realizar diferentes y determinadas acciones, entre ellas, una muy importante: la abstracción que consiste en poder formar ideas generales a partir de las ideas simple, es decir, cualquier idea proveniente de los sentidos que comunican con el medio externo o que provienen de las experiencias internas de uno mismo, siendo ambos tipos ideas sensibles.

        Igualmente hay diferencias en el conocimiento del yo, uno de los puntos fuertes de la filosofía cartesiana es que al propio yo se le conoce mejor que a ninguna otra cosa del mundo externo (es decir, es más fácil conocer el propio espíritu que el propio cuerpo). Los empiristas tienen en cuenta esto y es uno de los puntos claves a los que enfrentan su propio planteamiento epistemológico. Cabe señalar que Locke, en su empirismo, es un poco moderado. Los empiristas indican que todo el conocimiento tiene su base en la experiencia. Por lo tanto, el propio yo tendría que tener una experiencia sensorial, que los empiristas no encuentran. Para Locke, el propio yo es el soporte de todos los actos que realiza la persona, pero es algo incognoscible (es decir, es algo que no se puede conocer), puesto que no tenemos ninguna idea de experiencia interna que nos dé eso que llamamos yo. Para Locke, el yo no se conoce directamente, pero sí se puede conocer a través de todas las ideas de experiencia interna que tenemos. Así, a través de las operaciones del yo, hay un conocimiento indirecto del yo. Sin embargo, en el caso de Hume, hay diferencias, porque Hume niega la posibilidad de conocimiento del yo al no haber ninguna impresión sensorial del mismo.

    En conclusión, las diferencias entre Locke y Hume serían referentes a que las operaciones del entendimiento tienen enormes limitaciones, puesto que en Hume, producen dudas escépticas. Concretamente en este pensador (Hume), el entendimiento es más pasivo puesto que la actividad del entendimiento se limita sólo a la asociación de ideas. Por ello, Hume tiene una dimensión escéptica muy fuerte acerca de las afirmaciones epistemológicas que pueden hacerse sobre la existencia del mundo exterior a las propias impresiones. En Hume, existe un punto de apoyo teórico muy importante que consiste que entre estas operaciones del entendimiento que producen tantas dudas, está la de que el entendimiento no puede averiguar si algo es causa de algo. Hume, su vez sostiene que el entendimiento humano tiene limitaciones, siendo  la principal de ella la de conocer la causa de las causas. Así, Hume transforma eso en la relación causa–efecto, que es una relación que tampoco se podría conocer.

     Soy consciente de que es un poco complicado entender el empirismo de Hume y de Locke a través de esta breve reflexión sobre  los mismos, por ello os invito a que leáis otra vez el post si lo consideráis necesario y también algunos libros sobre estos autores, si lo hacéis no olvidaros de coger notas en la lectura y hacer vuestras propias reflexiones, es una forma muy apasionante de poner en práctica la Filosofía. Por cierto, debajo de la imagen tenéis el enlace de una página web que profundiza más en el tema, el motivo de que haya ubicado ahí el enlace es porque ha sido de la fuente que he descargado la imagen, es una página web muy interesante que os invito a visitar.

Nos vemos la próxima semana, un abrazo muy grande. Leticia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica