Adiós a la Filosofía, Adiós al Derecho al Pensamiento

                        
           A lo largo de la Historia de la Filosofía, podemos apreciar una cualidad común en todos los pensadores: su preocupación por los problemas sociales de la época en la que han vivido. Muchos son los acontecimientos que están surgiendo en el siglo XXI, problemas que a veces no puedo evitar preguntarme cómo serían enfocados por Sócrates, Aristóteles, Hegel, Kant… y sobre todo por nuestro querido Miguel de Unamuno y el gran José Ortega y Gasset, como españoles y grandes críticos políticos y sociales. Gracias a la herencia que nos han dejado podemos hacernos una idea de ello, e incluso desde el conocimiento teórico de los citados pensadores y muchos otros, podemos resolver de manera práctica algunos problemas actuales, a mayor abundamiento, por lo menos podemos ser críticos desde el punto de la vista de la razón, aunque no consigamos ser capaces de resolverlos.

               La mayoría de nosotros, cuando leemos un periódico, vemos noticias en televisión, escuchamos a los políticos en debates, en general, cuando accedemos por cualquier medio de comunicación a una información en relación a una noticia social, económica, política… somos capaces de hacer critica de la misma, de valorar y hacer un criterio razonable de ello. Causalmente, la mayoría de nosotros hemos sido educados en valores en un entorno promovido por un Estado Social y Democrático de Derecho, donde el derecho a la educación, a la libertad de expresión y el derecho a la información, por ejemplo, han sido y son derechos fundamentales del mismo. Pues bien, gracias a ello, nosotros como ciudadanos, hemos tenido derecho a acceder a una educación, donde se nos ha educado con el fin de hacer de nosotros ciudadanos críticos y razonables, en definitiva, seres pensantes que no se dejen llevar por las circunstancias, difíciles de convencer y que se cuestionan constantemente sobre todo aquello que otros con poder hacen o dicen. Personalmente queridos lectores, yo me siento afortunada por haber sido educada y formada de esa manera, y supongo que vosotros también.

            Pues bien, os voy a contar una primicia, he escuchado por ahí que las nuevas generaciones de jóvenes no van a tener esa suerte, puesto que va a entrar en vigor el próximo año una ley que va a eliminar, o por lo menos, restringir del sistema educativo una de las asignaturas con más fuerza e importancia en la formación de una persona para hacer ella una persona crítica y un ser pensante: la FILOSOFÍA. Una noticia que no me sorprende para nada, y más viendo cómo los jóvenes de la generación del 70, y sobre todo, del 80, tras las negativas consecuencias que estamos viviendo, hemos sido capaces de ser críticos y hacer frente a aquellos que con poder nos están haciendo la vida imposible, echando a perder a través de sus nefastas medidas políticas -  con independencia del partido político – la  generación mejor formada en la Historia de España. 

Por ello, no nos ha de sorprender el hecho de que a los políticos de ahora y a los del futuro, ya nos les interese educar a los ciudadanos en valores haciendo de ellos personas capaces de razonar y criticar aquellos hechos y dichos intolerables procedentes del poder ejecutivo, legislativo y judicial, tal y como lo estamos haciendo los jóvenes actuales,  gracias a la formación de la que como he comentado anteriormente hemos tenido la suerte de tener. Y he de deciros, que en gran parte, todo ello se debe a la asignatura de Filosofía, por mucho que digan que es una asignatura sin ningún tipo de utilidad, y que carece de importancia en el sistema educativo, he de decir frente a quienes opinan de esa manera, que me compadezco de su ignorancia, puesto que no son conscientes que por el simple hecho de pensar qué quiso decir Kant en un texto, entender el Mito de la Caverna de Platón, o aprender las teorías lógicas deductivas – por mencionar algunos de los muchos ejemplos – ha ayudado a que tú y yo, y nuestra sociedad, seamos ciudadanos pensantes con una gran capacidad de razonar, puesto que la filosofía, al fin y al cabo, es la disciplina que nos enseña a pensar a través del pensamiento.

               Por ello, yo os pregunto, ¿qué es mas fácil engañar a una sociedad que piensa porque ha sido enseñada y formada para ello, o a una sociedad que es fácil de convencer porque ha sido educada en la comodidad de la ignorancia haciendo de ella ovejas que repiten lo que otros dicen sin cuestionarse nada al respecto alabando todo aquello que hacen? Lógicamente a los políticos les interesa lo segundo, puesto que el que lleva intención de engañar, hacer y deshacer a su antojo lo que menos desea es ser cuestionado, no interesándole que el de enfrente – en este caso el ciudadano - sea capaz de pensar y razonar, y así de participar en la toma de sus decisiones, y qué mejor forma para conseguir tal propósito que comenzar con la estupenda y magnífica medida de eliminar la asignatura de Filosofía de nuestro sistema educativo.

                Queridos lectores, la filosofía es uno de los pilares fundamentales de la educación y de nuestra formación como personas cívicas, a través de ella, nuestros jóvenes desde 2º curso de Educación Secundaria Obligatoria, desarrollan aptitudes como lo son la lectura critica, la redacción, la coherencia, la razón, el arte oratorio y retórico, la reflexión, etc… ejercitando así – como el deportista cuando corre – el pensamiento, consiguiendo a través de la misma un mente mucho más ágil con grandes dotes intelectuales. A mayor abundamiento, las citadas actitudes y otras muchas las adquieren a su vez a través de grandes conocimientos históricos, culturales y filosóficos, haciendo de nuestros alumnos personas cultas e intelectuales, en definitiva, pequeños seres pensantes con grandes saberes.

               Si no enseñamos en las aulas a amar la sabiduría, difícilmente una persona va a tener la curiosidad de adquirir por sí misma el conocimiento humano, porque la capacidad de razonar al igual que el deporte, es una disciplina que se ha de inculcar a través de profesionales como son los profesores, puesto que el ser humano por su naturaleza animal es un ser que tiende a dejarse llevar por la comodidad y la pereza. En definitiva, todos estamos de acuerdo que la obesidad y el absentismo es un mal social que se remedia con la actividad física ¿verdad? Pues bien, la carencia de pensamiento y la incapacidad de pensar por si mismo, es otro mal social que se soluciona con una disciplina filosófica, y si eliminamos la filosofía de nuestra educación, estaremos formando seres insanos intelectualmente hablando. 

Video "Defender la Filosofía - Francisco Jarauta":




Os dejo un enlace sobre un artículo muy interesante en relación a la futura entreda en vigor de la nueva ley:


Link articulo "Cargarse la Filosofía a martillazos" de El País: 



Esto ha sido todo por hoy, espero que os haya hecho reflexionar un poco acerca de las consecuencias negativas que acarrea dejar de implantar la asignatura de Filosofía en nuestro sistema educativo, sólo me queda decir: 

NO A LA LOMCE.



“… es justo que la filosofía sea llamada ciencia de la verdad”




Un fuerte abrazo, os deseo una feliz semana. 
Gracias por visitarme. 
Leticia.


"Un pueblo ignorante suele elegir un gobierno ignorante"






Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica