Dante


Dante y Beatriz a orillas del Leteo 1889,
obra del pintor venezolano 
Cristóbal Rojas.

    Estimados lectores, perdonad que haya tardado tanto tiempo en actualizar el blog, estas últimas semanas están siendo un poco ajetreadas para mi, pero por fin, hoy he podido sentarme a hacer lo que tanto me gusta y me apasiona: escribir y, sobre todo, escribir para vosotros. Hoy quiero hablaros acerca de un poeta italiano que me apasiona: Dante Alighieri (1.265-1.321).

Dante es una figura principal del pensamiento de la época medieval, puesto que va a aportar muchos elementos que supondrán una síntesis de la misma, abriendo a su vez una puerta a un mundo diferente. Nace en Florencia, en el seno de una familia aristocrática que poco a poco fue perdiendo poder y prestigio, como dato curioso, su padre pactó un matrimonio con quien Dante se acabó casando a los doce años, pero se encuentra con Beatriz, la protagonista de La Divina Comedia, una mujer que como veremos, fue una auténtica pasión para él. Estuvo desde joven con intelectuales y políticos florentinos, y desde muy temprana edad, empezó también a escribir poesía.

Cuando conoce a Beatriz, lleva a cabo un intento de transformación de estilo, ideología… la muerte prematura de ella empuja a Dante a una vida nueva y de cambio radical. Esa vida nueva, es una vida de estudio y de investigación, llevando a cabo la sublimación de una experiencia amorosa, intentando convertir en categoría universalmente válida su propia experiencia personal: Beatriz, escribiendo sobre su ella, lo que nunca ha sido escrito sobre una mujer. Esa sublimación del amor se produce, sobre todo, a partir del estudio de la filosofía y de la sabiduría. Para ello, era necesario apartarse de lo que le rodeaba en aquel momento, por ello decide abandonar la escula de Dolce Stil Nuevo, y penetrar en una actividad política con la que se compromete hasta su muerte. 

Lo peculiar y admirable de la obra de Dante es su clara distinción entre cuatro sentidos de escritura, por un lado, el literal que no va más allá del argumento inventado, por otro lado, el alegórico, que se esconde bajo el sentido literal, manifestando una verdad oculta en el argumento, en tercer lugar, el moral, que el que existe y debe buscarse en toda obra como ejemplo de conducta, y por último, el anagógico, que es el que había que ver como un reflejo de las verdades superiores referidas a la divinidad y al mundo espiritual. Esta es la clave con la que Dante nos invita a leer su propia obra, sin estas cuatro distinciones principales es complicado comprender lo que el pensador nos quiere transmitir. Asimismo, para una completa comprensión de sus obras, hemos de tener presente que Dante toma la filosofía como consuelo, teniendo una gran influencia Boecio y Cicerón, en concreto, su obra Tratado de la amistad. Para él la filosofía es el camino a la felicidad, la filosofía como conocimiento, pero también como guía moral, en definitiva, para el pensador la rectitud es el obrar que nos conduce a la filosofía, donde no se puede amar a la sabiduría y no comportarse correctamente.  

En 1304 escribe La elocuencia vulgar, siendo su objetivo principal la lengua y el estilo literario, analizando así las diferentes lenguas que se hablan en Italia, intentando dar una definición a la lengua italiana, vinculándola con la literatura, intentando a través de su obra convertir el italiano en una lengua literaria, al hablar de elocuencia vulgar se refiere a la lengua materna (volgare).

       Igualmente, en La Divina Comedia, lleva a cabo además de definiciones e investigaciones, la síntesis cultural entre clásicos y medievales, este hecho ha sido el motivo principal por el que ha sido y continúa siendo traducida, ya que marca una época y ha servido de soporte para otras artes, siendo una especie de foto fija de la época.

          Finalmente, alcanzó el grado de prior en el año 1.300, en 1.301 se ve obligado a exiliar con la victoria de los Belfos (extrema derecha), morirá en el exilo, donde se produce el resto de su obra.

Y para terminar, una poesía del gran poeta:

Amor e'l cor gentil


Corazón y el Amor son una cosa
sola y gentil -el sabio lo ha dictado.
Ninguno sin el otro ha palpitado,
que la razón no puede estar ociosa.

Falla natura cuando está amorosa,
y Amor o el Corazón por un cuidado;
transcurra el tiempo breve o dilatado,
lo mismo en inquietud que si reposa.

Si a la Bella se suma la Discreta, 
y nuestra vista bebe su dulzura
colmando el corazón de ansia secreta,
del Amor al asedio que perdura
pidiendo estadio la Beldad nos reta
como bravo adalid en su armadura.


Versión de: Carlos López Narváez






Hasta aquí el post up de hoy, espero que os haya gustado. Disfrutad del domingo, y tened una feliz semana, espero poder escribir pronto, lo intentaré ;-)

Un fuerte abrazo. 

Leticia.



“Temer se debe sólo a aquellas cosas
que pueden causar algún tipo de daño;
mas a las otras no, pues mal no hacen.”
- Dante - (Canto II, v 88 al 90).








Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica