La belleza de la Arquitectura Moderna


     
Mies van der Rohe's Farnsworth House
Cuando hablamos de arquitectura moderna, estamos haciendo referencia a la arquitectura propia del siglo XX ¿en qué se diferencia esta arquitectura de la anterior? ¿Por qué en el siglo XX se empieza a hablar de una arquitectura moderna 
diferente a toda la arquitectura anterior? A pesar de que esta arquitectura guarda una gran relación con la arquitectura antigua y medieval, es moderna porque surge en la época de la industria y de la tecnología. La arquitectura anterior era una imitación a la naturaleza, sin embargo, la arquitectura moderna es una imitación a la máquina. Por ello, es una arquitectura simple, con una decoración sencilla sin ningún tipo de recargos decorativos, es cristalina, transparente, clara… ya no es una arquitectura para una sola ciudad sino es una arquitectura para el hombre individual, para el hombre típico de la era moderna, un hombre pensativo, cuyo deseo es desconectar del murmullo de la gran ciudad al entrar en un edificio, un hombre rodeado de tecnologías, de grandes artefactos que hacen su vida más cómoda, rápida y sencilla. A ese perfil de hombre es al que responde la arquitectura moderna. Por ello, es diferente, porque no solo se adapta a la sociedad en la que surge - cosa que ha ido haciendo la arquitectura a lo largo de la historia - una sociedad industrial y capitalista, sino que también se adapta al hombre de esa ciudad, un hombre solitario y reflexivo, en definitiva, un hombre invadido por la sencillez y comodidad que la tecnología le ha proporcionado.          
       
     En conclusión, tras surgir dicha arquitectura en una sociedad industrial, podemos decir que el arquitecto se choca con problemas que anteriormente ningún otro arquitecto se había encontrado, por ejemplo, ya no podían hacer edificios en cualquier espacio de la ciudad, la imagen de un Acrópolis donde sus edificios nacen de manera “natural” en cualquier espacio y vinculados a los Dioses, había desaparecido. Ahora el arquitecto, debía construir respondiendo a una serie de problemas sociales que provocaban la misma industria, los propios artefactos tecnológicos, pensemos en Le Corbusier, que decía que debía construir teniendo en cuenta el tamaño de todo tipo de vehículos,  por ello los edificios debían ser construidos respondiendo un orden, una estructura de la ciudad diferente de la que había hasta entonces. Todo ello junto a los nuevos materiales de construcción como el vidrio, acero, mármol, el agua, hormigón armado y los nuevos conceptos arquitectónicos como luz, blancura, transparencia... es lo que hacen de la arquitectura moderna una arquitectura bella, actual y diferente.  Una arquitectura que tan sólo con apreciarla podemos averiguar a través de ella el tipo de sociedad, cultura e ideología que hay detrás de ella, en definitiva, tal como decía Louis Kahn, los edificios por sí solos tienen vida, una vida que nos describe con una simple contemplación, y que descubrimos a través de la arquitectura.          

   Arquitectos como Louis Kahn, Mies Van Der Rohe, Le Corbusier, F.L. Wright, y muchos otros, han marcado un antes y un después de la arquitectura, haciendo de la Arquitectura Moderna, una arquitectura única, bella y artística a la vez de productiva y eficaz. 


    Me despido con un gran frase de Le Corbusier que define a la perfección la finalidad de la Arquitectura Moderna:


"La arquitectura está más allá de los hechos utilitarios. La arquitectura es un hecho plástico. Su significado y su tarea no es sólo reflejar la construcción y absorber una función, si por función se entiende la de la utilidad pura y simple, la del confort y la elegancia práctica. La arquitectura es arte en su sentido más elevado, es orden matemático, es teoría pura, armonía completa gracias a la exacta proporción de todas las relaciones: ésta es la “función” de la arquitectura". Le Corbusier, 1923.


    Este post se lo quiero dedicar especialmente a todos aquellos jóvenes arquitectos cuya posibilidad de poder poner en práctica todo su talento está siendo reducida a consecuencia de la crisis. A diferencia de los arquitectos modernos, los actuales no tienen esa gran ventaja de poder edificar todo y cuanto quieren y desean, pero aún así los que realmente luchan y crean Arquitectura con mayúscula consiguen hacerse un hueco en este maravillo arte.

Un saludo cordial,

Leticia

Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica