Miguel de Unamuno - Filosofía y cine


«Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento.»

- Miguel de Unamuno -




         ¡Hola queridos lectores! Inicio la primera entrada del año escribiendo sobre cine y filosofía. Ayer se celebró la 34ª edición de los Premios Goya, sin duda, un día de los más importantes del año para el cine español, entre las películas con más nominaciones estaba Mientras dure la guerra (2019) dirigida por nuestro querido Alejandro Amenábar, ganadora finalmente de cinco Premios Goya. Lo cierto es que no es para menos, indudablemente tenía que dedicar una publicación al film dedicado a la visión de la guerra civil española desde la perspectiva del pensador y filósofo don Miguel Unamuno. 

         En concreto, en la entrada de hoy no voy a profundizar sobre la película, sino más bien aportar algunos datos de interés sobre la vida y obra Miguel de Unamuno. Personalmente, siempre será un orgullo escribir sobre este pensador, pues muchos son los lazos que me unen a don Miguel, desde sus raíces en la prestigiosa Universidad de Salamanca donde fue renombrado dos veces rector de la misma, a su amor por la filosofía, siendo promotor de un pensamiento filosófico defensor de la Verdad y de la Justicia con el que me identifico con gran admiración y respecto.

     Don Miguel Unamuno (1864-1936), escritor, poeta y filósofo, principal exponente de la Generación del 98, estudió filosofía y letras en la Universidad de Madrid, terminó en 1894 su tesis sobre la Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca, accediendo al poco tiempo a la cátedra de lengua y literatura griega en la Universidad de Salamanca, siendo rector y catedrático de historia de la lengua castellana. Gran lector de Balmes y Zaferino, influye en pensadores como Ortega y Gasset y María Zambrano. Define a España como un país romántico y a Europa como un continente científico. Es un filósofo propiamente atípico, ya que no se regía por patrones típicos, dejándose llevar por la inspiración, por ello su propia vida es su propio pensamiento y obra. En el campo político era ideología socialista, de hecho en el año 1.886 se afilia al PSOE. 

       Entre los años 1.887 y 1913 se casa con su querida Concha y consigue la cátedra de griego en Salamanca. En esta etapa practica el método intuitivo, analizando las cosas desde una perspectiva directa, tal vez por ello se vuelca por la poesía y los mitos, consciente de lo que realmente hace vivir al hombre es la inteligencia y la razón, pensamiento que refleja en su obra El sentimiento trágico de la vida. 

        Don Miguel siempre se ha definido como un solitario anclado en la vieja ciudad de Salamanca, ciudad en la que fue nombrado rector de su universidad dos veces, siendo en todo momento un intelectual seguido y escuchado en su país. Posteriormente, durante los años 1.914 a 1.930 don Miguel se encuentra sumamente sumergido en la política, donde la Monarquía se le presenta como un obstáculo insuperable, luchando contra la misma y, siendo los ejes básicos de su pensamiento: Dios, España y la Inmortalidad. 

      Finalmente, en su última etapa podemos apreciar una serie de características peculiares tanto personales como colectivas dignas de ser tratadas en un capítulo nuevo de la vida del pensador, el que sería el último de su vida. En abril de 1.931 cuando estalla la II República, Miguel de Unamuno no está de acuerdo con la política ni con la lengua española, ya que piensa que la lengua común hay que cultivarla, sintiendo de corazón que aquella República no era su República. En este momento escribe su obra Del sentimiento trágico de la vida, donde apunta el rebajamiento de la intelectualidad mental. En esta etapa, tal y como refleja la película de Amenábar crece el fascismo, produciéndose un choque entre fascismo y comunismo. El ahogo del hombre en la masa, en la humanidad, conlleva la despersonalización, inculcando odio a los niños y no respetándose su libertad de conciencia. El día 18 de julio don Miguel tira la toalla de esa República, alzando en su discurso la necesidad de cambio, convirtiéndose en profesa anti II República, pero sigue siendo republicano, de hecho llama a España "manicomio suelto."

      En suma, durante los seis últimos meses de su vida en plena guerra civil, esto es, durante los meses de julio a diciembre de 1936, contexto en el que de desenvuelve el film Mientras dure la guerra, don Miguel - a pesar de  lo mucho que escribió y de los discursos que dio - nada publicó, siendo su último artículo publicado "Emigraciones" en la revista Ahora, el día 19 de julio de 1936, artículo que ya estaba escrito y enviado con anterioridad a la imprenta. Así pues, lo dicho a partir de esa fecha fue a periodistas, habló, escribió y actuó, pero no publicó nada. Hasta sus últimos días fue un gran luchador contra la monarquía, fiel a su pensamiento por Dios, por España y por la Ley. Finalmente, muere el 31 de diciembre de 1936, en su último día de vida, Bartolomé Aragón (falangista) lo visita y según él le dice: "la verdad es que Dios ha vuelto la cara a España."

A continuación os dejo el tráiler oficial de la película Mientras dure la guerra (2019):
                   







Espero y deseo que os haya gustado la entrada de hoy leyendo sobre algunos datos curiosos de la vida de don Miguel. 
A pesar de la fecha, debido a que no he publicado nada hasta ahora, aprovecho para desearos un feliz año 2020, os deseo un año repleto de felicidad. Por cierto, recordad que la felicidad para muchos filósofos deriva de una vida tranquila y en paz, lo que sería definido como la buena vida o la vida plena, así que si tenéis en vuestra vida personas que os transmiten paz y tranquilidad conservarlas muy bien, pues tenéis a vuestro lado un gran tesoro: la puerta a la felicidad. 
Con todo mi cariño y amor, Leticia. 






Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

Kepler y Galileo Galilei

Entendimiento, razón y memoria

La Moda desde una perspectiva filosófica