Confianza





"La confianza se gana. No puedo simplemente entregártela por arte de magia".

- Nina Dobrev -


¡Feliz año nuevo lectores! Espero que el 2022 venga repleto de salud, trabajo y amor, como dice la canción las tres cosas que hay en la vida, aunque también me gusta añadir, paz, prosperidad y abundancia, ya que sobre todo la paz y la tranquilidad es lo que nos lleva a la felicidad, al menos, es lo gran señal de que nos encontramos en el camino correcto, en fin, por pedir que no sea, ¿verdad? (risa). 


El año 2021 lo cerramos hablando (más bien reflexionando) sobre la virtud de la esperanza y, por eso, enlazando con el cierre del año la primera publicación del 2022 os invito a reflexionar sobre  el valor de la confianza, puesto que la confianza es la "esperanza firme que se tiene de alguien o algo" también definida como la "esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea". Sin duda, como más adelante veremos, la confianza es la base fundamental de toda relación profesional y personal. 


Las personas mayores dicen que uno se da cuenta cuando ha madurado en el momento que toma conciencia de que pocas son las personas en las que puede confiar. Y es que, conforme pasa el tiempo vamos aprendiendo que la confianza es un gran valor que se gana y que pocas personas saben conservar y respetar. La confianza requiere de sabiduría para saber comprender que quien un día confió en nosotros un gran tesoro, ese tesoro lo hemos de respetar, proteger y custodiar con mucho cuidado, pues de no ser así estaríamos traicionando a esa persona, quien tiene dos opciones cuando sea consciente de ello: (1) Perdonar, cuando realmente existe arrepentimiento y motivos por la otra parte, comprendiendo la situación que le hizo actuar así optando por volver a confiar; (2) Alejarse y romper con esa relación optando por continuar su vida sin esa persona. 


Después de una traición tras otra, al final la persona traicionada deja de ser inocente y por ende menos vulnerable a la sociedad, donde ha aprendido a seguir siendo una persona cercana pero sin confiar de pleno en las personas que le rodean, ya que la vida y sus propias vivencias le han demostrado que la confianza es algo que se gana y que no se regala a la primera de cambio. La confianza es algo que se siembra en una bonita relación (normalmente de amistad, aunque también puede ser puramente profesional o familiar) y que únicamente el transcurso del tiempo es lo que demuestra si existe o no en la misma. Cuando uno aprende de ello, pasa de ser una persona ignorante que confía en todo el mundo, a ser una persona sabia, correcta, cercana y amigable, dando la oportunidad a las nuevas personas que la vida le presenta a sembrar y demostrar que son personas de confiar, al igual que de demostrar a los demás que es una persona confiable. Y eso, lamentablemente únicamente se aprende con las propias vivencias de la vida quien nos muestran a través de las traiciones y desengaños de las personas en las que un día confiamos, en quien podemos realmente confiar. Por suerte o por desgracia, como bien dicen nuestros mayores, conforme maduramos nos damos cuenta que pocas son las personas de confianza las que tenemos a nuestro lado, lo que a su vez las hace también inestimables. 


Aún así no hemos de perder la esperanza de que la vida nos va a regalar nuevas personas, buenas, honestas y leales en las que podamos confiar, apareciendo nosotros también en su camino como personas confiables y que nunca le vamos a traicionar. Pues es complicado hacer una vida siendo completamente desconfiado, es evidente que siempre necesitaremos tanto en el ámbito profesional como personal en quien confiar. Además, tampoco las buenas personas que aparecen de nuevo en nuestra vida se merecen que seamos desconfiados con ellas, simplemente le hemos de brindar la oportunidad de que se ganen nuestra confianza y nosotros la suya, algo que únicamente es posible iniciando la relación con una gran amistad donde se compartan muchos y buenos momentos. El tiempo será quien nos diga si finalmente son personas de confiar o por el contrario no lo son, en ese caso no hemos de lamentarnos, debemos aprender la lección y continuar nuestro camino con o sin ellas.

En suma, podemos deducir de esta reflexión filosófica que una de las necesidades esenciales de la vida es ser personas confiables y confiar en los demás, pues la confianza es imprescindible para que una relación sea óptima tanto en el ámbito profesional y social dando lugar al liderazgo eficiente (pues las personas necesitamos de lideres en los que confiar) como en el ámbito personal (de la familia y de la amistad). Asimismo, es esencial que exista un equilibrio, pues la falta de confianza o un exceso de confianza es algo perjudicial para la relación, por ello debemos alcanzar un equilibrio saludable a través de un buen juicio y tomando buenas decisiones equilibrando los hechos con nuestra intuición (o instinto). Por ello, para ser personas confiables debemos ganarnos el respeto del otro de manera honesta, leal y desinteresada, ya que nuestro comportamiento y actitud es esencial para confiar y generar confianza, lo que nos llevará, sin duda, a saber tomar buenas decisiones. 


Ahora bien, la confianza no se trabaja ni se entrena, es algo innato a nosotros, es decir, sin más, se es o no una persona confiable, hay relaciones que necesitan de más tiempo y otras de menos tiempo, pero al final esa confianza inevitablemente se termina forjando en la relación, siempre y cuando ambas partes así lo quieran. Además, curiosamente  una persona confiable es una persona que siempre tendrá buena intuición para saber en quien confiar, pues sus propias vivencias le habrán hecho dotar y desarrollar de manera más eficiente y eficaz su instinto, cosa distinta es que esa persona confiable se deje engañar.


Os deseo un 2022 con relaciones sanas forjadas en la confianza, con nuevas personas en las que confiar y ser confiables, un nuevo año repleto de grandes y bonitos momentos a su lado. No perdáis nunca la esperanza en que esas personas llegarán a vuestra vida, porque al igual que las deseáis ellas también os quieren encontrar, al final vuestros caminos se cruzarán y cuando llegue ese momento aprovechad la oportunidad de iniciar algo bonito y maravilloso a su lado, ya sea un proyecto profesional o personal, sea lo que fuere, sin duda, ese proyecto será muy emocionante, confiad siempre en vuestra sabia intuición. 

Un fuerte abrazo, con todo mi cariño y amor, Leticia.





Comentarios

Entradas populares