Diógenes, el perro: "El síndrome de Diógenes"














Ciertamente la justicia en Grecia era algo muy importante, lo podemos observar a través de los filósofos griegos, como Plantón, por ejemplo en el Protágoras, Platón escribe un mito, donde Zeus ordena a Hermes que le de a todos los hombres los sentidos básicos de la moralidad, que eran, pudor respeto y sentido moral. Hesíodo también nos habla de la justicia como lo que tienen los hombres y carecen los animales. Afirmaban que la educación se basaba en la  decencia y en la justica, y quien no se diera cuenta de ello era o bien un animal o bien un bruto. Dentro de los animales, había diferentes niveles, estaban los prudentes y los civilizados, como las hormigas o las abejas. Luego se encuentra el perro, este animal es infiel, falso, con una sencilla vida. El caso es que cuando empezaron a llamar a Diógenes de Sinope “el perro” lo hicieron de manera despectiva, negativa. Pero a Diógenes le gustó su calificativo y de hecho se enorgulleció de él. Diógenes era una persona con desvergüenza y de hecho consideraba que el calificativo de perro era el  más adecuado para él. No estaba a favor de las normas, leyes, de la civilización, se desprendía de toda obligación cívica, y por ello no gozaba del derecho de ciudadanía. No trabajaba, no tenia familia, ni obligaciones, iba de un sitio a otro en la ciudad, no tenia ningún tipo de compromiso, siempre estaba sonriendo, de hecho pedía a los demás para poder alimentarse, y era feliz con poco, no tenía nada. Él mismo consideraba que llevaba una vida de perro en medio de la ciudad.


 Se vincula por una vida natural, y eso también hacia que él considerara un alago el que le vieran como un perro, pues que consideraba que la forma de vivir del perro es una forma ejemplar pera vivir despreocupado y sincero. Va a desprenderse de lo cívico y a dirigirse hacia una vida natural, pensaba que llevando una vida natural, una vida de “animal”, iba a gozar de libertad y de independencia, más que los demás hombres. Se considera un autentico hombre natural. De hecho los cínicos también llevan este calificativo de “perro” con orgullo, procuran imitar a Diógenes con esa desfachatez e indiferencia, llevar una vida cínica es llevar una vida  con indiferencia, sin normas, bohemia…  cuando el cínico se niega a respetar lo que supuestamente debe ser respetado, es porque considera que no deben aceptar lo que los demás aceptan por simple comodidad y sin razonar, ya que consideraban que si pensasen un poco, si razonasen los ciudadanos, no le darían la razón a los gobernantes, puesto que se darían cuenta que hay cosas que deben ser más respetadas que las que hay ahora. El cínico apoya una moral que se vincula más por la libertad y por la virtud, y cosas que no estaban muy a la orden del día.


El cínico tiene una gran queja del pacto cívico que se encuentra en la civilización, dice que le parece inauténtico y perturbado, prefiere renunciar a tal progreso que le parece absurdo, y vagabundear solo, independientemente de la sociedad. Por ello prefiere tomar como modelo a los animales sencillos, como la vida del perro, no le gusta para nada la vida en la ciudad, estar sometido a presiones y esfuerzos que le privan de la libertad y de la independencia. El cínico se considera poco materialista, no esta a favor del lujo ni del dinero. Ve a la civilización como una destrucción del hombre, como aquello que le priva de libertad y de independencia. La vida en la civilización es siempre depender de algo o de alguien, cuando en la naturaleza todo es mucho más sencillo y menos costoso. Los cínicos renuncian a las riquezas, prefieren ser filósofos vagabundos, porque según ellos así si que se es feliz.  Según ellos el sabio ya es feliz porque necesita poco en un mundo tan materialista. Al fin y al cabo, como bien dice el autor, el verdadero cínico, desconfía de la cultura y confía de la naturaleza.  Así que el cínico renuncia de todo lo materia para poder llevar una vida más natural, pera poder aproximarse a lo natural. Esto tiene sus consecuencias, por ejemplo se cuenta de la muerte de Diógenes dos versiones, una que fue comido por los perros, la otra sostiene que murió por no poder ingerir los trozos de un pulpo que comió crudo, por no utilizar los materiales de la sociedad.

Diógenes de Sinope fue un hombre provocador y raro, por sus gestos maleducados. Luego más tarde se convirtió en un excelente filosofo cínico, iba contando anécdotas, mitos, cuentos literarios muy variados. Todo lo comentaba, todo lo criticaba. Nació en Sinope, donde fue exiliado, entonces se fue a Atenas y luego a Corintio, visitando de vez en cuando Esparta. Iba de un lado a otro, era un emigrante, se consideraba ciudadano del mundo. Criticaba toda crisis política. Pensaba que el hombre es autosuficiente para la virtud, afirmaba que poco era lo que se necesitaba para poder vivir, por lo menos para aquellos que eran como él, que iban de un lugar a otro, exiliado y pobre, que no buscaba honores ni admiraciones. Lo que la gente hablaba era para el cínico cosas sin sentido. No tenía ni patria, ni familia, ni casa para dormir, ni le preocupaba donde iba a morir, era pobre, realmente pobre, no tenia nada. En una ocasión dijo que cuando estuviera muerto le gustaría que los pájaros y perros se lo comieran. Luego García Gual nos habla de los diferentes encuentros que tuvo Diógenes con reyes y dioses. En una ocasión, se dice, Diógenes mantuvo una inesperada entrevista con Alejandro Magno, quien empezó la conversación así: 'Yo soy Alejandro Magno'; el filósofo contestó: 'y yo, Diógenes el cínico'. Alejandro entonces le preguntó de qué modo podía servirle. El filósofo replicó: 'Puedes apartarte para no quitarme la luz del sol'. Alejandro, dicen, se quedó tan impresionado con el dominio de sí mismo del cínico que se marchó diciendo: 'si yo no fuera Alejandro, querría ser Diógenes'. En otros relatos podemos ver a Alejandro con otros sabios, donde también estos no quieren nada del rey nada mas que le deje en paz. Aquí podemos ver esa autoridad y soberanía que tiene el sabio sobre si mismo, solo el sabio se gobierna así mismo. A pesar de que escribió algunos libros, donde muchos dudan que sean de él, mas que escritos a Diógenes se le conocía como el actor de su propia vida.
           
Lo que si tenemos de Diógenes es una leyenda sobre su propia vida, igual que la tenemos de Sócrates, lo que pasa es que Diógenes no tuvo la suerte de éste, puesto que no tuvo un Platón ni un Jenofonte, que le recordara y le admirara. se ha considerado a lo largo de la historia como un hombre mítico, único, un modelo que muchos después siguieron. El pensamiento del cínico se ha expresado a través de anécdotas y chistosas sentencias, se le ha considerado un humorista, que usa palabras y métodos vulgares, la ironía, para que toda la gente lo entienda. De hecho se expresa a través de gestos ordinarios, critica el comportamiento de la gente con burlas y comentarios irónicos. Los cínicos utilizan las anécdotas y dichos como técnicas para expresar sus pensamientos, son métodos muy buenos por diversas razones, una es porque su brevedad hace que sean fáciles de entender, otro pos su plasticidad hace que se puedan aplicar en diversas situaciones. Este gusto por lo retorico y popular ha en la época helenística y en la Segunda Sofistica, ha hecho que este género literario sea cada vez más conocido.  Esta característica de humor propia del cínico hizo que el cinismo tuviera una crítica saludable.

En conclusión, decir que su filosofía era puramente ética, una ética que estaba vinculada por la libertad y la independencia, cosas que solo se conseguían ignorando a la sociedad y haciendo uno lo que le apetece y quiere en cada momento, de ahí se deriva el nombre del famoso Síndrome de Diógenes, aplicado a personas que sufren la enfermedad de acumular todo tipo de basura en su hogar, que viven  voluntariamente aisladas de la sociedad y que generalmente están abandonadas.

Me ha parecido curioso explicar la vida de Diógenes, un pensador del que siempre se habla por el famoso síndrome, pero  que generalmente poco se sabe. Un biografía llamativa y peculiar a destacar en la maravillosa Historia de la Filosofía. 

Un saludo. 

Leticia.




Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica