Explicación y predicción

       
          Hace unos días dialogando con unos amigos me pidieron que escribiera una entrada en La cortesía del Filósofo “explicando lo que es una explicación”. Sócrates a sus discípulos cuando dialogaba con ellos les preguntaba ¿qué es lo bello? ¿qué es el bien? ¿qué es lo justo? No les pedía ejemplos de belleza, bondad o justicia, sino que explicasen su significado.  Pues bien, obedeciendo a la petición, he de decir que explicar tiene dos acepciones: por un lado es describir detalladamente y por otro dar las razones, explicar los motivos, poner de manifiesto a qué obedece algo, en definitiva, dar los porqués. Por ejemplo el informe PISA que habla del nivel de educación en el ESO y el Bachiller, España está muy baja, pero sin embargo si hablamos de comunidades autónomas españolas, Castilla y León está el nivel de Alemania, esto ¿por qué? Es posible que sea porque no es un sitio muy industrializado, y se ha ido viendo el estudio como una salida laboral segura, puesto que no hay otros puestos que ocupar. Explicar es sacar algo y ponerlo plano (explanarse) en los dos casos, es desentender algo para poderlo entender,  para poderlo explicar.
         En la ciencia y en la filosofía, se diferencia de explicación y predicción. Donde se hace ciencia para explicar los sucesos, y sin embargo, predecir es una acción que se puede hacer hacía el futuro (mañana va a llover) y también hacía el pasado (la teoría de la evolución predice muchos fenómenos que son ciertos). Desde un punto de vista positivo lo que importa es la predicción, y desde un punto de vista racionalista lo que importa es la explicación. Pero lo fundamental es la explicación, la teoría de la gravedad tiene una capacidad explicativa, la teoría de la evolución también la tiene, explica una serie de cosas que han ido sucediendo y que suceden ahora.                                       
                Explicar algo es dar su razón de ser, sus motivos. Explicar y predecir al mismo tiempo son los dos objetivos de la ciencia. Se piensa que lo más valioso del conocimiento científico es que nos da explicaciones que sin ella no tendríamos. La predicción es lo que permite la aplicación práctica. Las aplicaciones tecnológicas provienen de las acciones científicas que permiten el uso de leyes. Las filosofías no nacen para dar aplicaciones prácticas, sino para dar explicaciones teóricas. Lo propio de una explicación científica es llegar a algo que haga el hecho familiar, llegar a una ley. El núcleo de la explicación en la ciencia es demostrar que un caso particular es propio de una ley que ya conocemos.

     Por un lado, tenemos la explicación deductiva particular, que es el explanandum, el “hecho concreto”, la condición inicial. Y por otro lado, tenemos la explicación deductiva general, que es lo que se pretende explicar en una ley o regularidad que se explica mediante otras más amplias. Un ejemplo claro es la ley de gravitación de Newton, explica otras leyes más particulares. Todo esto adquiere sentido, porque se derivan de las teorías de Newton. Galileo en la caída de los cuerpos, aceleración no dinámica, esta ley seria un caso concreto de la ley de gravitación si tenemos en cuenta la “forma de la tierra”.  Una ley puede quedar subsumida a otra, ya no serian cosas de deducción particular, sino general. ¿Por qué siempre que hace niebla por la mañana, luego hace sol? Explicación meteórica de un hecho persistente, por ejemplo.

Hempel contempla también una explicación “inductivo-estadística”, donde condición inicial y hecho, es una explicación en base a probabilidades. Por ejemplo los problemas cardiacos de un bebedor, es una explicación pero no deductiva. No se puede bajar de las probabilidades a los hechos por deducción. Probabilidad de que personas que fuman tengan problemas cardiovasculares del 0 al 6… ¿se deduce aquí que tenga esa enfermedad? No, solo se deduce la probabilidad. Hay inferencia estadística, estaríamos ante inducción y no deducción. Se llama, inductiva estadística. ¿Por qué admiten esto, cuando la inducción no es una deducción? No dejan fuera que esto tenga cierto carácter explicativo, por eso piden que en estos casos con la probabilidad que se esta jugando sea alta, no de 6 sino de 8. No son deterministas, pero se acercan. Es una forma de permitir la entrada por la puerta de atrás. Esto será en líneas generales esta explicación.  ¿Qué piensan ellos respecto a las causas? El porqué, la ideas de causa, dicen, es explicita. Pero no toda explicación tiene porque ser causal. Hay leyes causales o no causales. Lo causal puede tener también versión causal. Aquí hay una ley eso es lo importante, si las leyes son causales tendremos una explicación causal, si no lo son, no es causal. (Ballena, explicación de coherencia de propiedad, pero no explicación causal). Por tanto hay leyes sin explicación causal, lo importante es que la explicación sea “nomalógica” nomaligica-deductivo modelo de cobertura legal, y después lo que haremos será ver si eso es válido, no válido, si recoge cosas o no. Explicar es relacionar con lo que sabemos, hacer válidas familias conceptuales, y lo que sabemos sobre ellas. Consideran que “normal” significa que responde a una norma o ley que ya consideramos.

Lo que si está claro es que la humanidad necesita de la explicación y del aquellos que tienen dicho don, para poder entender lo que sucede, sucedió y tal vez, sucederá. 


 Gracias por visitarme, nos vemos la próxima semana. Tened un feliz domingo. Un abrazo. Leticia. 






Comentarios

  1. Muy buena explicación! Impresionante! Sabía algunas cosas de oídas, pero también ordenado nunca lo había visto; digno de ser publicado en un libro, revista, etc.. Por cierto, me siento identificado con la explicación deductiva, creo que es un don relacionado con la sabiduría en general, como bien mencionaste en una entrada anterior del blog. Corrígeme si me equivoco, aunque a lo mejor tienes que hacer otra entrada para explicar esa reflexión :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica