El concepto en Cassirer


            
             
             La filosofía de Cassirer la podemos centrar dentro del neokantismo, finales del siglo XIX y principios del XX. En el año 1894 sigue en Berlín a Simmel uno de los representantes del vitalismo, Cassirer acude a sus clases sobre Kant. Esto es lo que le va a llevar a Cassirer a ir a la Escuela de Marburgo, siendo uno de los grandes representantes de esta época neokantiana. Su línea de investigación es el análisis del conocimiento, explicar el conocimiento. Escribe dicho problema en cuatro tomos y también en un texto llamado Sustancia y función. Sin embargo su obra más característica es la de La filosofía de las formas simbólicas, este texto fue publicado en tres tomos entre el año 1923 y 1929, en dicha época se publica también el Ser y tiempo de Heidegger.

           
               Pero ¿qué es el concepto para Cassirer? El concepto se puede explicar desde la psicología a través de la genética como una capacidad que se desarrolla genéticamente. También se puede explicar el concepto como lo hizo Kant desde el punto de vista de la lógica. Hay dos tipos de lógica:


  1. Lógica tradicional (aristotélica): el concepto se explica por abstracción.
  2. Lógica moderna (matemática): propia de Russell, cuya peculiaridad son los fundamentos matemáticos (Frege). El concepto se explica de acuerdo con la teoría de la función, que función cumple.  Por ejemplo el concepto “Homo” (hombre) que es un concepto genérico, que pertenece a un organismo vivo, como animal racional que es lo que nos caracteriza como seres humanos. El “Homo” puede ser “Vir” (hombre) o “Mulier” (mujer) lo cual lo que diferencia lo uno de lo otro es la función, que luego crea un tipo de relaciones. Eso es lo que destaca la lógica matemática que los conceptos se caracterizan no por el carácter de universalidad sino de la función que cumplen. Lo que deriva del concepto de función es el distinto sistema de relaciones y eso es lo importante de la lógica matemática, el estudio de las relaciones y la multiplicidad de las relaciones.


         Lo que hace que en un organismo que estructuralmente es el mismo, la función lo diferencia. La teoría de la relatividad resalta el sistema de relaciones. Para Cassirer el concepto no es deducido sino que es supuesto, yo voy con el concepto a entender. Desde este punto de vista Cassirer habla de una abstracción relacional generadora que es una actividad de construcción del conocimiento que entonces va generando distintos tipos de objetos. Aquí la palabra objeto no se puede identificar como cosas, sino como conjunto de cosas que producimos para organizar algo.
           
                Los objetos los producimos nosotros como el mito, el arte y la ciencia. Lo que diferencia que un objeto de otro es la FORMA no el contenido. La forma es lo que hace un objeto ¿Qué es lo que ocurre cuando nosotros construimos un mundo de conceptos? Pues que en él se hace presente la realidad. En el concepto la realidad se hace presente, la realidad entra en el concepto. No es lo mismo la realidad en el arte como en el mito o como en la ciencia, puesto que en la ciencia se hace presente en el concepto, según la función que cumpla. El concepto de FUNCIÓN es fundamental para Cassirer. 

              Aquí lo importante es la lógica no la psicología, y es la función que cumpla el concepto. En el concepto la realidad se nos hace presente apartándola, en el concepto NO HAY IMAGEN, lo que hay es SIGNOEn el concepto abandonamos la inmediatez de la imagen y nos quedamos con el significado, significación donde intervienen no el ser sino el SENTIDO. Lo importante es comprender significativamente no tener una imagen. Pero los conceptos tienen diferentes estratos:


  • Primer caso: aquí se limita a expresar la experiencia sensible como impresión singular, por ejemplo el concepto de cuadrilátero como imagen.

  • Segundo caso: en este orden los conceptos son generados por un acto sintético (espíritu) en el que abandona la dimensión perceptiva y se pasa a la dimensión relacional que viene representada por un sistema de signos, donde lo importante no es la imagen sino el SENTIDO. En este segundo caso no se trata de que los conceptos reflejen algo sino de una capacidad de construir un modelo a partir de una serie de relaciones. Podemos aplicar a los conceptos lo del mundo de la cultura, donde lo importante no es el ser sino la ACCION del espíritu capaz de crear un sentido que nos permita comprender la realidad de distintas formas. El principio es la acción que es la que crea el sentido que nos hace presente la realidad de forma diferente.

           Este planteamiento se cumple en la matemática donde se rompe un tipo de lenguaje que encadena al pensamiento, el lenguaje se ha transformado en PURO SIMBOLO sin iconos, sin imágenes. Esto permite que la cosa se muestre en su pura transparencia, esto se ve muy bien en el NÚMERO como concepto, no como cosa (Pitagóricos).
           

         En el número como concepto lo importante radica en la función que cumple, que hay que interpretarlo desde la perspectiva del SENTIDO no del ser. Solo queda el signo, el sentido del número. Cassirer está pensando en el momento en el cual se está construyendo los fundamentos de la lógica matemática, por ello para él, el número esta mas allá de la magnitud y de la medida, es la PURA FORMA DEL ORDEN, ordena las cosas en las que se hacen patentes las cosas en sus relaciones mutuas. El número es una especie de eje ideal, en el cual se ordenan los seres y se orienta en el mundo el entendimiento. Se produce el conocimiento como una tarea de entendimiento, como decía Kant que conocer es orientarse en el mundo.
            

             El número no tiene que ver con las cosas sino con el entendimiento humano. No hemos sacado los números de las cosas sino que las ha creado el espíritu humano para que la realidad se nos dé en ellos de una forma que podemos orientarnos en la realidad y ordenarla. Lo que está detrás de esos números no es el espíritu, un número que será signos puros iconos. El número es vacío, no tiene contenido, lo importante del número es el no-ser, la nada. El número es un puro tipo para entender con él que se nos hace visible el orden del universo y también el conjunto de relaciones que constituyen el universo. Lo importante de la lógica moderna es el concepto de relación no de género. El número deja traslucir muy bien la función simbolizadora del conocimiento, la cual nos permite ver la realidad como una multiplicidad de universos simbólicos.

         De acuerdo con esto lo importante es que los conceptos son un PURO SIMBOLO, donde se ve la función significativa sin contenido de imagen, entonces ¿Qué es lo real? ¿Un número es real? Es real porque nos permite operar, pero no es real en sentido del empirismo o realismo ingenuo. Esto nos obliga a modificar el concepto de realidad donde la verdad aquí es algo que se nos manifiesta en eso que es un vacio, que no tiene contenido. Ahora ese concepto de realidad en la cual lo importante es que podemos actuar con ella, tiene que ver con la efectividad. Si es así a este tipo de realidad no podemos acceder a través de la intuición sino siempre a través de un largo camino de interpretación, como Nietzsche decía que “todo son interpretaciones". Ese camino de las interpretaciones no oculta la realidad sino que se nos hace patente de una forma más clara que a través de los sentidos. Lo que ocurre es que en estos casos ya no se puede hablar de la realidad desde el sentido ingenuo sino como Kant, desde la conciencia crítica cuando nosotros proyectamos la forma simbólica que hemos ido creando.  Entonces ¿Qué sentido tiene el mito? Es una forma simbólica a través la realidad se nos muestra de una forma determinada. Esta forma simbólica son creaciones del espíritu y se han ido acumulando en el mundo histórico de la cultura, un mundo que no ha dejado de aparecer de que el hombre apareció. La realidad se ha ido formando, creando desde que apareció el hombre.
           
              En definitiva, el objeto se convierte en algo dado como una forma de construir la realidad, que es lo que hace el mito, el arte y la ciencia a través del lenguaje.



Tened una feliz semana, 
y muy buen regreso de vacaciones. 

Por cierto para aquell@s que tengáis Facebook, La cortesía del Filósofo ha estrenado página y perfil en la red social, por ahí también os tendré informad@s de todas las publicaciones.


Un abrazo muy grande, 
con todo mi cariño Leticia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica