Masas y Minorías

         
  Ortega y Gasset hace una interpretación aristocrática de la historia y de la sociedad. Nos habla de sociedad y no de Estado, puesto que el Estado es una técnica, por ello la sociedad debe ser superior al Estado. En su obra La rebelión de las masas hace un encrespamiento de la masa o “rebelión de las masas”, en concreto ¿Qué es la masa y el hombre masa? ¿Qué es la minoría? En primer lugar,  hay que tener en cuenta que a pesar de que el hombre masa es un concepto, hay que tener en cuenta que la sociedad está compuesta por la masa y la minoría, por ello la masa pasa a ser de lo cuantitativo a lo cualitativo. El origen de la masa se dio en el siglo XIX, a través de tres factores: el crecimiento económico, la técnica y la democracia liberal (concepto de derecho). El hombre masa no quiere ser dueño e sí que eso era lo que significaban los derechos fundamentales del hombre, el hombre masa, quiere dirigir, ese es el problema que ve Ortega. Él lo califica de dos maneras, el señorito satisfecho y el científico, en el sentido de el hombre especializado en algo, que es el que sabe mucho de algo y nada del resto, y se piensa que porque sabe mucho de una cosa tiene derecho a opinar de otras cosas o de todo.

                  Respecto a las minorías, para Ortega es el reverso de la masa. Nuestro autor considera la política como pedagogía. El repertorio vital robado pertenece a la masa por su capacidad. Minoría y masa son categorías sociales. Las minorías son personas que se exigen y que no se dejan llevar por la corriente.

               Asimismo, la esencia de la sociedad son las masas y las minorías. El problema es que las masas ocupan el lugar de las minorías. De esto se derivan otros problemas: por un lado fascismo y bolchevismo, que son fenómenos de la masa, y por otro lado, el estado, que es un utensilio de la sociedad. El problema es que la educación de la masa era muy instrumental y especifica. No eran educados en el espíritu, no conocían la historia. Se posibilita la oposición de la masa con la minoría. La masa no está especialmente cualificada y la minoría sí que está especialmente cualificada. Por ello hay una división no jerárquica en la sociedad. Las consecuencias de esto es la subida de nivel de vida, mayor potencialidad vital. Surge un crecimiento cuantitativo tanto espacial como temporal. De ahí la circunstancia de la época.

          Las consecuencias negativas es que surge un hermetismo, esto es, no admiten otras existencias que no sean las propias, hay una negación de instancias últimas superiores, de normas (barbarie). Hay también, según Ortega una falta de espontaneidad y esfuerzo, tanto por parte del estado, de la historia y de la ciencia. Puesto que en el Estado, hay una pasividad, falta de desarrollo, no intervienen los ciudadanos el Estado, no ayudan a su desarrollo. Dando pie a que los ciudadanos estén al servicio del Estado, cuando debería ser al revés.  Por otro lado, la historia desprecia el pasado, repitiendo errores. Y por último, la ciencia, que no tiene una concepción global de los que es la ciencia, puesto que su trabajo es mecánico ya solo está especializada en una cosa.

               Ortega también nos habla del problema Europeo, preguntándose ¿Quién manda en el mundo? Dice que la situación europea el cual es un problema es el del crecimiento de la vida humano y desmoralización de la humanidad. En este sentido el hombre-masa pierde sus responsabilidades, esto lleva a que haya una pérdida del destino, quedándose vacío. Hay una duda del propio mando, surgiendo así un vitalismo falso. La solución que da Ortega para el futuro, es que se necesita un programa vital, donde en vez de hombre-masa sea el pueblo-masa. Ve al Estado como continuo proceso de futuro.

                    La conclusión reflexiva, es  preguntarnos si su  pensamiento puede tener validez hoy día. Como podemos ver, es un diagnostico útil para nuestra sociedad. Lo más relevante de Ortega es la inclusión de lo social en lo político. Lo más llamativo es el concepto de derecho fundamental, hace una ampliación del concepto de derecho porque en el siglo XVIII fueron reconocidas las minorías con los derechos del hombre. Ahora, sin embargo, como podemos apreciar el concepto de derecho se ha ido ampliando.


             Espero que os haya gustado, y sobre todo que hayáis reflexionado un poco sobre los conceptos masa y minoría de Gasset, un gran filósofo, sin duda.

       Nos vemos pronto lectores, con todo mi cariño, y recordad: lo que ayer nos hizo llorar, hoy nos hace más fuertes, un gran abrazo, Leticia.


                    "Y esto es ser un pueblo de hombres: poder hoy seguir en su ayer sin dejar por eso de vivir para el futuro; poder existir en el verdadero presente, ya que el presente es sólo la presencia del pasado y del porvenir, el lugar donde pretérito y futuro efectivamente existen”.

José Ortega y Gasset


Comentarios

Entradas populares de este blog

La estética de los Sofistas y de Sócrates

CASO LA REINA vs. DUDLEY & STEPHENS

El modelo racionalista del conocimiento (Descartes y Leibniz):

Kepler y Galileo Galilei

Responsabilidad del empresario

La Moda desde una perspectiva filosófica